Iniciativa para comentar libremente lo que sucede en Castilleja, intercambiar información, desvelar "secretos", crear conciencia y fomentar la rebeldía...

jueves, 13 de noviembre de 2008

Las patas cortas de la mentira - los precios al baile de la especulación y el enriquecimiento

El barril de Brent ha caído por debajo de los 50 dólares y llega a cotas de enero de 2.007.

Mientras tanto, aquell@s que cuando suben el precio de los carburantes, lo hacen arguyendo la subida del petróleo se quedan sin argumentos pero da igual: En Alemania han subido entremedias en las últimas semanas dos veces los precios de los distintos carburantes.

Aquí en España, uno de los argumentos principales para una serie de subidas en los precios fue precisamente el encarecimiento del petróleo. Uno de esos casos fue la subida de los precios en piensos y fertilizantes a lo largo del año.

Lo que pasa es que el petróleo tiene una tendencia a la baja. Y aunque los carburantes no bajan a la par y se han quedado estancados al nivel de marzo de 2.008, desde luego han bajado en los últimos meses como casi en todas partes. Bien pues, ¿por qué entonces suben los precios de los fertilizantes y los piensos, habida cuenta que el factor que más los ha encarecido - el petróleo - está tan barato como hace casi 2 años?

¿La crisis es nuestra o del Zapatero?

Cuando se habla de crisis se debería precisar muy bien precisado de qué crisis hablam
os.

Algu
nas personas se creen que hablamos de la crisis de los bancos o del sistema financiero. Sinceramente, a estas alturas ¿os imagináis al Santander o al Deutsche Bank cerrando puertas? ¿o a tipos al estilo Rockefeller tirándose desde la azotea de su loft?

Hay otras que se frotan las manos, izquierdistas del apocalipsis (tan lejanos de Marx como Ronaldinho), creyendo que nos encontramos en la antesala de la autoliquidación del capitalismo. ¡Camaradas, releed a Marx que los directivos de algunas multinac
ionales os están adelantando por la izquierda en su capacidad de análisis marxista!

Estamos hablando de una crisis provocada por una sobreproducción - naturalmente no una cualquiera -, como lo fue la de la leche o la de la manteca en su día que dio lugar a la "creació
n" de "lagos de leche" y "montañas de manteca". A diferencia de estas últimas y alguna otra más, una "sobreproducción" de pisos y casas no se puede liquidar amontonándola o tirándola. Ésta tiene una repercusión seria y múltiple sobre los bancos (a causa del peligro de morosidad y las cuantiosas inversiones en el sector), sobre la economía (la construcción y todas las industrias auxiliares), y la demanda interna - que es la que nos interesa ahora.

La demanda interna, traducida al lenguaje nuestro, no es otra cosa que nuestra tensión arterial económica - la tuya y la mía.

Si a nosotr@s nos va "bien" (económicamente hablando), entonces nos gastamos las cuartos y se produ
ce lo que financieramente se llama alta demanda interna. Dejémonos de cachondeos: Si tú y yo no nos compramos unos zapatos nuevos para la boda, en Levante no compran cuero nacional para hacer más zapatos. Pero cuando no tenemos trabajo, estamos de deudas hasta el tuétano, y no hay con qué comprar, se produce lo que eufemísticamente se denomina un descenso de la demanda interna. ¿Está claro? Si tú y yo no tenemos dinero nada más que para una caja de mantecados, en Aragón venden menos leche y en Murcia compran menos harina...

Con los cafés que paga Zapatero no se puede contar - esos no elevan la demanda interna.

La inflación subía el precio del dinero, entonces ¿la deflación sube los precios de las cosas?

En todas partes se habla del riesgo de la deflación - bueno, en todas partes menos en la casa de Solbes
y Cía. (¡Ah, y se han subido al carro ahora Chaves y Zarrías!)

Baja
el precio del dinero pero sube la carne picada en el Mercadona, el pienso y los alquileres. ¿Eso cómo se come?

Bueno, si nos creemos que los precios (del dinero y de todo) subían antes a la
sazón de la "inflación" - y de las exigencias salariales desorbitadas de l@s trabajadores y trabajadoras (esos bichos raros que somos casi tod@s nosotr@s menos cuando se nos culpa de cosas como esas; entonces son tod@s l@s demás), por ejemplo, entonces está claro que nadie puede explicar lo que pasa ahora. Así que simplifiquemos: No es que la inflación subiera los precios, inflación ES la subida de los precios por encima de su valor. Por la Ley de Pascual, ahora que hay deflación deberían bajar los precios.

Pues m
ira tú: Si inflación ES la subida de los precios, entonces ES deflación la bajada de los precios. De hecho, si antes pedían moderación salarial para contener los precios, o sea combatir la inflación, ahora ¿¡qué no pedirán!? para contener la deflación. Por regla de tres debería haber un aumento de los salarios, ¿no?

Y ahora se pone esto curioso: Se supone que ahora, que hay una deflación, podemos comprar con el dinero más que antes (teóricamente), con lo cual necesitamos menos dinero para lo mismo, o sea para no llegar a fin de mes. Y por eso se está preparando el terreno bien preparadito, con despidos, EREs (erre que erre) y fantasmas alarmistas, para que cuando vengan las exigencias de la patronal, el gobierno pueda decirle a los sindicatos que ha llegado el momento para que la clase obrera muestre lo que tiene que mostrar: Que si hasta ahora ha dejado sin chistar y sin tocar los medios de producción en mano de unos pocos, y se ha contentado con vivir en precario pero con televisiones plasma, ahora toca pagar la factura, apretarse el cinturón y vivir con menos.

¡Qué ostias! La desviación real del IPC jugará un papel para muchas cosas pero ya veremos el papel que va a jugar en las negociaciones colectivas.

Los intereses que defiende el gobierno o A todo gas ZP

Y llegamos, después de aclimatizar un poco el ambiente, a donde quería llegar a parar: Los precios del gas.

En todos los países occidentales está el precio del gas ligado al precio del petróleo. Lo que pasa es que nadie explica por qué esto es así, y existe alguna razón para que esto siga así.

Así que
unas breves líneas de historia: la fijación de los precios del gas a los precios del petróleo proviene de la década de los '60 del siglo XX. No tiene ningún fundamento legal (¡esto es muy importante!) sino que se basa en un acuerdo, datado en aquellas fechas, entre las productoras y las empresas importadoras de gas. La construcción de infraestructuras de transporte de gas habían costado un cierto dinero y las productoras de gas querían una especie de "garantía" (¿de reembolso o de desorbitadas ganancias?) para el caso que los precios del petróleo bajaran y l@s consumidores y consumidoras retornaran otra vez al uso del petróleo y sus derivados.

Curioso, ¿no? ¿Alguien se va a creer a estas alturas que las instalaciones e infraestructuras de transpo
rte de gas no se han amortizado ya con creces? (Aún teniendo en cuenta las nuevas inversiones.) ¿O alguien se va a creer que no existen incentivos (o podrían existir si hubiese un interés político verdadero) suficientes para decantarse por el gas e ir disminuyendo (donde se pueda) el consumo de petróleo?

O sea que: Se ha esfumado desde hace muchos años ese "argumento" - si es que alguna vez lo fue -para tener ligado el precio del gas al precio del petróleo.

Pero ahora viene más buena - ¡lo prometo!

En España sigue subiendo el precio del gas a pesar de la bajada del precio del petróleo. Es más: representantes de las compañías de gas reclamaban en octubre una subida aún mayor de los precios del gas.

Como se supone que ese ligamiento del precio del gas al del petróleo se produce con seis meses de retraso (según l@s expert@s, esos que explican cómo funcionan estas cosas, no por qué), cabría pensar
(si nos tragamos esa papanata del ligamiento) que dentro de unos cinco meses veríamos reducirse el precio de la bombona (vamos, cuando ya no hace falta para calentarla casa).

Mientras tanto en este país se debate aún sobre la liberalización de los precios del gas para que (siempre según l@s interesad@s) se produzca un abaratamiento.

Sería para troncharse: Si aún no tienen bastante escaparate liberal nuestr@s polític@s con la que se ha armado gracias a tanto liberalismo en el mercado financiero, pues liberemos otra cosa más...

¡Espera! ¿Liberar qué? ¿El precio del gas o el del petróleo? ¿O a las compañías gasistas del poco control que dice han ejercido los gobiernos para que sigan haciendo (más y mejor) lo que han hecho hasta ahora? - Lo que les ha dado la gana.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena Tomás. Eres tan pesado hablando como escribiendo. Ya no hace falta que niegues más tu identidad y que te escondas detrás de una dama.

Anónimo dijo...

Los vecinos de este mi querido pueblo nos hemos llevado una gran decepcion con Benitez.
Yo era de las personas que confiaba en él, lo apreciaba y pensaba que de verdad todo iba a cambiar, pero veo que al menos él, sigue siendo el mismo, con el mismo miedo.
Pienso que está dirigido por la gran jefa, y por eso ha permitido que la señora del “esguince” haya estado paseándose en su coche, riéndose de todo y de todos.
Yo le preguntaría a esta señora si con su alcaldesa hubiera tenido narices de estar como está, no pisa las dependencias municipales pero tampoco pide la baja médica, claro, se nota en el bolsillo, y además criticando a Benítez y a los demás como sólo ella sabe hacerlo.
Pero lo triste de todo esto, es que el pueblo está en la ruina y todos cobran una barbaridad; al menos están trabajando, pero esta señora, este mes habrá cobrado unos 1.600 €, y el próximo mes con la paga extra, más de 3.000, o sea, medio millón de las antiguas pesetas, pero NADIE HACE NADA PARA REMEDIARLO.
Espabila, Benitez, porque de esta manera tu carrera política será muy corta. Pero no importa, porque para eso está Diputación, para colocar bien colocados a los que no valen para nada, como Julio Borge, con un sueldo escandaloso. Lo peor es que Julio tiene su puesto de trabajo en Emasesa, por el que como mucho cobraría 1.500 ó 1.700 €, y ya no sabe vivir con menos de 4.000 euros al mes, total casi nada……
Ese sueldo se lo pagamos todos los andaluces, y todo este “ganao” se hace llamar “socialista”. Yo soy un socialista decepcionado, pero desengañado de todos los políticos, porque mientras tanto, el presidente de la Junta de Andalucía se pasea por los pueblos aljarafeños con Carmen Tovar.
Creo que hemos perdido el norte, y a todo esto, Julio se pasea en su Mercedes “top-line”, comprado con dinero cuyo origen conocemos todos.

Anónimo dijo...

En cuento a lo que comenta el segundo participante, estoy de acuerdo en casi todo y para los que somos sociañistas es muy duro ver estos comportamientos. A la Sr. del esguince parece que no se le puede tocar, quizas porque sean ordenes dadas por la gran jefa a Manolo Benitez antes de irse, tampoco a su prima Mª. Angeles, Dolores etc.
Quizas por eso las cosas no han cambiado tanto como decia Manolo Benitez, y de ahí la dezepción de los vecinos, esperemos que el resto de concejales tengan mas criterio y decidan una renovación del ayuntamiento de verdad.

irreverente dijo...

Esto de lo comentarios anónimos da para mucha tela.
Amigo anónimo número 1, te aconsejo dejar de lado toda ambición detectivesca al estilo Ana Rosa y, sin embargo, exprimir al máximo las oportunidades que brinda esta blog. ¡Que no son pocas!