Iniciativa para comentar libremente lo que sucede en Castilleja, intercambiar información, desvelar "secretos", crear conciencia y fomentar la rebeldía...

martes, 21 de octubre de 2008

La encuesta - ¿Cuánto debería ganar 1 polític@?

El pasado 30 de septiembre se publicó en este blog una de las entradas más controvertidas: Decir sueldo político es como decir botín. A tenor de los comentarios recibidos decidí proponeros en forma de encuesta varias alternativas que oscilan entre el espíritu de Madre Teresa y el ansia depredador de quien defiende que quien pueda rample con lo que pueda.

Lo controvertido no se debe sólo a los comentarios, tan ni si quiera al resultado de la encuesta, si no que también a los correos electrónicos que he recibido.

Resultado de la encuesta:

nada (por el bien común)................... 1 voto
lo que el / la famos@ 1.000 €ista.......8 votos
entre 800 y 1.200 €............................3 votos
lo que le dé la gana............................. 1 voto

Consideraciones:
¿La política es un mercado de trabajo?

Como ya comento en otra entrada, hacer política es trabajar por el bien común. Aquellas personas que sienten la vocación de hacerlo, o realmente están convencidas que es una labor que se merece emprender; o aquellas personas que piensan que el bien común es tan importante que deciden dedicarle su tiempo y su esfuerzo, son personas que difícilmente medirán ese esfuerzo o ese tiempo en dinero contante y sonante. Y es que bien visto, ¿cómo se mide ese esfuerzo y ese tiempo con dinero?

El dinero del que hablamos es parte de ese bien común. En donde el bien común no es sólo el interés público, sino también su posesión, o sea la posesión del pueblo. Si una persona trabaja por el bien común, representando los intereses públicos y salvaguardando la posesión pública, ¿cómo hace para cuantificar qué parte de esa posesión pública le corresponde por el trabajo que hace?

Hablamos de la última instancia de la ética o, si así preferís, de la apuesta por la pura conciencia. Lo que, de paso, me trae a la memoria aquella famosa cita de la Biblia cuando Jesús dice: "Aquel que esté libre de culpa que arroje la primera piedra". Si nadie puede arrogarse la libertad de culpa para arrojar la piedra, cómo alguien puede decir que, por encima de toda duda, puede trabajar por el bien común reclamando por ese trabajo parte del bien común por el que dice trabajar.

La vía del cálculo

Supongamos un municipio de 20.000 habitantes. Y supongamos un patrimonio municipal cifrado en 10.000.000 € (que es mucho suponer). Si dividimos el patrimonio entre tod@s, toca a 500 € por cabeza (infantes incluid@s). A algun@s se les podrá estar haciendo la boca agua; por primera vez en su vida tendrían un patrimonio personal. A este patrimonio municipal le añadimos 5.000.000 € que anualmente se ingresan (del Estado, de la Junta y de Diputación), como participación en el patrimonio del resto del estado. Repetimos la división: Da a 250 € por cabeza. Y sumamos 750 €. Y ahora supongamos que existe algo así como el plus por productividad pero de la verdad, la que hace que nuestro patrimonio común aumente - por lo menos al ritmo del incremento del coste de vida por que si no, vamos de culo. Y claro, ese plus es también resultado de la gestión pública de nuestr@s querid@s polític@s. Cifremos esa productividad en 1.000.000 € que se traduce por división en 50 € por cabeza.

Resultado final: 800 €.

Claro que esto es la media. Euro arriba, euro abajo, no se trata de una contabilidad bancaria. De lo que se trata es de establecer dimensiones. Esta media es representativa en tanto que nos dice más o menos con qué media de dimensión de ingresos puede contar una persona en un pueblo como Castilleja de la Cuesta.

La pregunta cardinal es: ¿Cómo un@ polític@ -que trabaja por el bien común- establece cuánto por encima de la media se merece percibir de este nuestro patrimonio? Suyo y nuestro. ¿Por el mero hecho de ser polític@ el o ella es ahora más que una parte de 20.000? ¿Es dos, es tres? ¿O es cuatro partes? Porque entonces se merecería la parte que le correspondería, multiplicando 800 € por 4, que da 3.200 € y es, céntimo arriba céntimo abajo, lo que cobra nuestro alcalde de nuestro dinero.

Otras formas de calcular

Conozco a gente que defiende que nadie que se meta en política debería ganar más de lo que ganaba antes de meterse. ¡Cuidado! Esto nos retrotrae a la antigua Atenas, en donde las únicas personas que terminaron "haciendo política", eran los que disponían de la calidad de "hombre libre" - con el punto de partida de un patrimonio personal holgado. Abriríamos la veda a las grandes familias de este país, del pueblo o de las nuevas riquezas. ¿Os imagináis a Botín en la política, sirviéndose de algunos millones al año de las arcas públicas?

También hay gente que dice que l@s que tienen la verdadera vocación de trabajar por el bien común, lo harían por el dinero justo y preciso. Bueno, esa hoja tiene dos filos: la del monje carmelito y la del Papa Benedicto. Si quien se mete en política tiene un piso, un coche y dos niñ@s, puede que lo justo y preciso con lo que llegue a fin de mes sean 1.200 €. Pero si la persona propuesta a vivir de las arcas públicas tiene tras de sí 4 divorcios, de la mano 8 hi@s, y delante de sí 5 hipotecas y 3 carros, pensará que lo justo y preciso serán 5.000 €.

Haber hay gente que piensa que hay una forma de bien evitar que los Botín encuentren en la política directa su segunda vocación, bien fomentar que si los Botín acceden a la política, sea por el bien común (entendiendo el bien común claramente como algo que prevalece sobre el bien personal): Fijando el "sueldo político" aproximadamente en la media que corresponde como ingresos mínimos, con los que se dice que se puede vivir en este país y, de hecho, mucha gente vive - unos 1.000 €.
De hecho, matamos dos pájaros de un tiro (entre ellos al buitre): Eliminamos además la política como vía alternativa profesional (que sólo lo puede ser si sirve para promocionarse y lucrarse). O sea que, quien busque la promoción y el lucro, tendrá que buscarse otra profesión. Y quien acceda a "trabajar por el bien común", probablemente lo hará más bien convencido de la necesidad común que de haber encontrado una alternativa a su proyecto de vida profesional; por ejemplo porque es un@ inútil para el trabajo, o un@ vag@.

Consideremos por un momento a aquella gente que dice que de esta manera ahuyentamos a la gente verdaderamente capaz. Que la gente con la formación y la capacidad suficientes como para llevar adelante la gestión de un municipio no se contentará con míseros 1.000 €. Que entonces se buscarán otras vías de promoción personal en el "mercado libre". Que las únicas personas que mantendrían su interés en acceder a un cargo público en estas circunstancias, serían aquellas sin aptitud alguna para "sobrevivir" en la jungla.

Conclusiones

¡Ay, amig@s! Imaginaros esto por un momento hasta el final. Significaría que la política ya no es la contribución al bien común mediante las gestión pública, sino una opción de promoción profesional como otra cualquiera. Significaría que, en esas condiciones, nunca podremos saber si la persona que aspira a representar nuestros intereses trabajando para el bien común, lo hace por que está convencida de la necesidad pública, o lo hace convencida por su propia necesidad. Significaría que anteponemos el interés personal a la vocación o la convicción por el bien común. Y significaría que las personas que dicen trabajar por el bien común, antepondrían su interés personal al bien común.

Albert Einstein fue una persona de innegables capacidades y aptitudes. La madre Teresa fue una persona de innegables capacidades y aptitudes. En los orígenes de esta nuestra joven democracia hubo much@s alcaldes de innegables capacidades y aptitudes. Y trabajaron por el bien común por lo justo que les correspondía - que fue bien poco y, en muchos casos, nada. Hoy todavía hay alcaldes que trabajan durante 4 años al frente de un ayuntamiento sin cobrar ni un céntimo, mientras siguen trabajando a media jornada para comer y vivir.

¡No! Acceder a una alcaldía por el bien común no significa embolsar 2.000, 3.000 € o más, mientras tus vecin@s vienen a pedirte que les eximas de la contribución por que si no, no pueden dar de comer a sus hij@s.

Acceder a una alcaldía y trabajar por el bien común no significa acomodar tu "sueldo político" a TUS necesidades ni a TUS expectativas - ni si quiera a tu criterio. Significa acomodar tu "sueldo político" a la situación del pueblo, a la de tus vecin@s y a la del bien del pueblo.

Trabajar por el bien común significa anteponer la solución de los problemas de l@s parad@s, de l@s necesitad@s, de tu pueblo, a la solución de tu vida. Y si tanta vida tienes que solucionar, tendrías que haber pensado en ocuparte primero de tus asuntos para poder después (con la conciencia tranquila, con la espalda cubierta y el pecho descubierto) aspirar a trabajar por el bien común - libre de la sospecha de que lo haces por el tuyo en primer lugar.

El mensaje de la encuesta

Otra vez de números: Supongamos que hay 1.000 personas en el municipio que navegan regularmente por internet. Y supongamos que 500 lo hacen por los blogs. Supongamos igualmente que de esas 500, 250 han conocido este blog (que es mucho suponer pero a mí, igual que en los euros de arriba, me gustan los números sobrados). Y supongamos que 50 siguen visitándolo con regularidad. Y supongamos que 25 se han enterado de la encuesta. Un poco más de la mitad ha participado, que corresponde al número de personas que actualmente participaría de unas elecciones que no estuvieran viciadas por absolutamente nada.

De 13 se han ido 2 a los extremos, que me resulta normal. Pero 11 se han decantado por un volumen de ingresos para l@s polític@s que está mucho más cerca de la realidad del bien común y de la realidad socio económica.

¡Tomen nota!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pienso que los politicos deben cobrar siempre que les dediquen a su trabajo una jornada de laboral normal, si es verdad que los sueldos deben ser bastante mas bajos para que nadie piense en la posivilidad de ser politico para mejorar economicamente.

Sueldos normalitos para que no haya tentaciones y pase lo que está pasando, algun@s de los concejal@s que tenemos ahora no son socialistas ideologicamente, mas bien diriamos que son de derechas pero tienen la desfachatez de pertenecer a este partido solo porque pueden tener un sueldazo.

Cierto es que hay desmadre en los sueldos, que si se cobrara menos o algun@s nada la mitad no serían concejal@s, sería una manera de ver quienes tienen vocación de trabajar por el pueblo y quienes solo les interesa ganar dinero(estos ultim@s son los que mensos trabajan).

Marisa dijo...

Aquí no se habla de derechas ni de izquierdas, se habla del sueldo de los políticos de nuestro pueblo, que aunque cueste trabajo de creer, son de izquierdas. El sueldazo lo cobran todos, mientras la cabalgata por ejemplo, solo tendrá 5 carrozas, los reyes, la estrella y otra mas de las básicas que ahora mismo no se cual es.

Ya hay mcuhos alcaldes que se han quitado el sueldo para poder superar esta época tan mala. No es el caso de nuestro Alcalde, que lo primero que hizo cuando llego al poder fue pornerle sueldo a todos, esa fue su primera medida. Y no nos olvidemos de cuando se vendió, prefierió cambiarse de bando por dinero, por tener un sueldo todos los meses. Esa fué la prueba del algodón, y que nadie me diga que Benitez trabaja por Castilleja, Benitez trabaja por su interés, si hubiera trabajado alguna vez por Castilleja no hubiera dejado a sus compañeros tirados por dinero, que por cierto, nunca nadie explicó por que se le perdonó después de que lo pusieran verde por todo el pueblo.

Si es verdad que no todos los concejales están por dinero, y teniendo un sueldo normal seguirían ahí, y según el anterior comentarista, se vería quien está por interes propio y quien por el del pueblo, que se bajen todos los sueldos a 15.000 anuales y así veriamos quien esta para servir y quien para ser servido.

Marisa dijo...

Se me olvidaba comentar...en cuanto a la cabalgata, no sería mejor que fueran honestos y no sacaran cabalgata? ocurrían dos cosas las dos buenas.

1- Los Castillejanos no sentiriamos que nos han tomado el pelo asistiendo a una paparruchada que será, y sabiendo que no hay cabalgata en Castilleja podremos ir a la de Bormujos, Tomares o Gines, que seguro que siguen estando bien como todos los años.

2- El ayuntamiento se ahorra un dinero bueno y el sueldo de 4 personas que están organizándola y lo puede destinar para otra cosa.

Pero claro, mejor hacer una porquería que no hacer nada, por que así por lo menos recibe menos críticas. Otra vez es interés político, por que si lo hicieran por el pueblo recomendarían a todo Castilleja que se fueran a otro sitio a verla.